Un día en Jericoacoara

Playas rocosas en Jeri
Hablar de Jericoacoara, es hablar de una de las playas más bellas y enigmáticas de Brasil. Dicen que fue descubierta por los "hippies" en los años '70. En ese momento se trataba de un pueblito de pescadores casi sin contacto con el resto del mundo en el que todavía, no usaban ni la electricidad.

En la actualidad, tanto los turistas brasileños como los extranjeros que la visitan tienen la oportunidad de aprovechar sus increíbles playas, hacer excursiones en bugyes por el extenso litoral y velear en las lagunas de agua cristalina.
Anochece en Jeri
Al final de la tarde, pueden disfrutar de una puesta de sol inigualable sobre una enorme duna. Y por la noche, después de apreciar la iluminación nocturna, probar algunas de las deliciosas recetas de pescado y mariscos en los restaurantes locales.
Si aún tiene energía para seguir, el turista puede entrar de madrugada en alguno de los bares del lugar y disfrutar de un auténtico "forró", que es una combinación de música y danzas típicas del norte de Brasil.
Kitesurf en Jeri
Quien visita la playa de Jericoacoara tendrá la oportunidad de conocer también la ciudad de Jijoca, que está a apenas 20 km, con bellezas naturales y vientos constantes que agradan especialmente a los practicantes de deportes náuticos, como el kitesurf y el windsurf. Esto es una maravilla.

Las fantásticas dunas de Jericoacoara
Ver:
Una calle que baja hacia el mar y todo el encanto natural de Jeri

Aún estás a tiempo