El papa francisco celebró misa en Aparecida

Seguido y aclamado por una multitud de fieles, su visita a Aparecida significó también un renovado impulso al documento que la V Conferencia General del Episcopado de América Latina y el Caribe (Celam) elaboró en esta ciudad en 2007, que contiene orientaciones sobre el futuro de la iglesia en el continente, y del que Jorge Bergoglio fue su principal redactor.

En una vibrante homilía ante un templo colmado de peregrinos, el papa argentino exhortó a "mantener la esperanza, dejarse sorprender por Dios y vivir con alegría" y pidió ayudar a los jóvenes a ser "protagonistas de la construcción de un mundo mejor", ya que "son un motor poderoso para la sociedad".

"Hoy he querido venir aquí para pedir a María, nuestra Madre, por el éxito de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) y poner a sus pies la vida del pueblo latinoamericano", señaló el papa Jorge Bergoglio, en la primera misa pública desde que llegó a Brasil, su primer viaje internacional.

Al terminar la misa, el papa dirigió un mensaje en castellano para la multitud que se congregó en los alrededores del templo, en el que prometió volver a Aparecida en 2017 -cuando se cumplan 300 años de la aparición de la imagen a unos pescadores- y bendijo a los fieles con una réplica que le regalaron y que llevó tiernamente en sus brazos al salir del santuario.

"Vengo a llamar a la puerta de la casa de María para que nos ayude a todos nosotros -pastores, padres y educadores- a transmitir a nuestros jóvenes los valores que los hagan artífices de una una nación y un mundo más justo, solidario y fraterno", dijo en la homilía.

Aún estás a tiempo