Costa Verde, un paraíso cerca de Rio de Janeiro

Las playas de Brasil nunca deja de sorprendernos por eso la región de la Costa Verde, ubicada en el Litoral de Río de Janeiro, ofrece a quien la visita una estampa paradisíaca de arenas blancas y desérticas, aguas de color esmeralda y palmeras que se cruzan el atardecer.

La zona de Costa Verde fue premiada por la prestigiosa Guía Lonely Planet como una de las 10 regiones del mundo para viajar, y según un estudio del Ministerio de Turismo, Río de Janeiro es la capital más visitada por extranjeros en busca de ocio, sumando 1,59 millones de visitantes internacionales el año pasado.
Según revela el estudio, Rio también es la tercera ciudad más deseada por los propios brasileños, y concentra anualmente más de 340 mil argentinos.

Costa Verde, ubicada en el litoral costero de Rio de Janeiro 
Ese escenario, además, espera en agosto la llegada de los Juegos Olímpicos, y con ello la visita de más de 300 mil turistas que podrán recorrer en auto toda la región de la Costa Verde y conocer de primera mano municipios como Angra do Reis, Paraty o Ilha Grande.
También esta zona cercana a rio de Janeiro se destaca por la gastronomía, rica en frutos de mar, farofa, y caipirinhas con frutas exóticas.

La primera parada del recorrido es Angra do Reis, una ciudad costera que se encuentra a tan sólo 160 km de Río de Janeiro.
Esa bahía es un paraíso tropical que presume de albergar más de dos mil playas y 365 islotes, algunos todavía vírgenes.
La belleza del mar y el encanto de la ciudad lo convierten en un destino popular durante todo el año.

Angra cuenta con una magnífica infraestructura turística, con grandes hoteles, restaurantes y excursiones en barco para todos los gustos. Para llegar desde Río basta con seguir la Av. Brasil hasta el final y tomar el inicio de la ruta Rio-Santos (BR-101) dirección Santos, una de las carreteras más importantes y la más larga de Brasil.
Durante las dos horas que dura el trayecto pasarán por Itacuruça, Muriqui, Mangaratiba, Jacuecanga y muchos otros distritos y ciudades. Lo más importante es mirar siempre por la ventana y contemplar el bello paisaje que la naturaleza ofrece.
La isla más conocida de este conjunto es Ilha Grande, que en la actualidad es uno de los destinos turísticos más importante de los alrededores de Río.

Playa de Aventureiro - Ilha Grande
Lo primero que debe saber es que en Ilha Grande no hay autos, y por ende ninguna manera de llegar con un vehículo propio.
Lo mejor es olvidarse del coche y adentrarse en el bohemio estilo de vida que ofrece la isla. Así, para cruzar dese Angra do Reis basta con trasladarse hasta el puerto, a pocas cuadras del muelle Santa Lucía, y tomar un ferry que cruza diariamente hasta el otro lado.
El viaje demora aproximadamente 2 horas, y desde el barco pueden apreciarse algunos de los islotes privados más codiciados del mundo.

De vuelta a Angra do Reis se recomienda continuar viaje hasta Paraty, ciudad referente en turismo cultural y considerada por la UNESCO como "el conjunto arquitectónico colonial más armonioso". Visitar Paraty es como hacer un viaje al pasado: las calles son empedradas, los edificios históricos y las playas bellas, un conjunto que la convierten en un rincón encantador que combina historia y belleza natural en un único destino.

Playas de Paraty
Recorrer la Costa Verde es una atracción imperdible para quien vacacione en Río, y es además una circuito accesible en tiempos.
Aquel que decida moverse en auto debe tener en cuenta que cada vehículo debe viajar con la cantidad de pasajeros para la que fue concebido.
En cuanto a la documentación, hay que llevar la licencia de conducir y DNI, así como las cédulas verde y azul en caso de circular en un vehículo que no sea de su propiedad.
También es obligatorio contar con un comprobante de póliza de seguro vigente y la Verificación Técnica Vehicular (VTV) actualizada.
Con todos los papeles en regla, sólo queda desear ¡que tenga un buen viaje!

Angra dos Reis, el nombre del paraíso


Aún estás a tiempo